Londres: los clubes y redes de networking sólo para mujeres son tendencia

0

The AllBright, Blooming Founders o Blooms son algunos de los clubes y espacios de trabajos que piensan en femenino. Ponen su énfasis en las relaciones sociales y el descanso para las mujeres profesionales. Una moda que se quiere expandir a otros países.

Una casualidad de la vida o una confabulación del azar ha hecho que en el céntrico barrio de Bloomsbury, de Londres, donde habitó la escritora Virginia Wolf, autora de Una habitación propia, se haya abierto el último club y espacio de trabajo sólo para mujeres, The AllBright. Es el último, pero no el primero. Estos lugares proliferan últimamente en la ciudad.

Una mujer sordomuda gesticula ante la pantalla de un ordenador en la gran sala de Blooms, el club y “oficina” fundado por Lu Li, quien explica el origen y los pormenores de su iniciativa, surgida a raíz de Blooming Founders, una red de relaciones laborales para mujeres emprendedoras.

“La necesidad de crear un espacio físico que sustituyese a la oficina de alquiler mensual o anual estaba ahí, era una necesidad para el desarrollo del trabajo y de la relación social como alternativa a la dominada por los hombres; en seis meses hemos conseguido 140 miembros en el club, y en Blooming Founders tenemos 3.000 desde que empezamos en 2015″, cuenta Lu Li, pizpireta, habladora y amable mientras anda de una parte a otra de Blooms en un día en el que la mayoría de las ocho salas están ocupadas con reuniones que van de tres a una veintena de participantes.

Qué ofrecen los espacios sólo para ellas

La herramienta de trabajo más eficaz para estas mujeres es su ordenador portátil y el acceso rápido a la red de internet. Blooms ofrece, además del espacio de trabajo, la ayuda de mentor o asesor y seguimiento del trabajo según el ámbito laboral de las start-up, los accesorios de oficina como una las impresoras o fotocopiadoras y un programa de actividades enfocado a la conexión de negocios e iniciativas empresariales. La tarifa para pertenecer al club empieza con 35 euros mensuales. Un 75% de las 3.000 mujeres de Blooming Founders trabajan desde su casa.

La fórmula del club y espacio de trabajo de Blooms ha resultado un éxito. Lu Li anda ahora planificando su expansión a otros barrios de Londres, fuera de la ciudad y en el extranjero. “Los barrios donde hay oficinas o áreas residenciales de clase media con mujeres emprendedoras son los idóneos para nuestros clubes, que se diferencian de otros por el énfasis que ponemos en las iniciativas empresariales y en el trabajo“, comenta la fundadora enseñando la cafetería y restaurante, el gimnasio, las duchas y la gran sala de actos, ocupada e insonorizada, cuyas puertas la unen a otra de uso de mesas individuales o compartidas.

Parecido a Blooms tiene también abiertas sus puertas, sólo a mujeres, We Heart Mondays, otro club en el que, además de lugar de trabajo, provee tratamientos corporales, de belleza y de salud. Ambos clubes están ubicados en edificios modernizados en su interior, ajenos a los clubes sólo para hombres en los que se fumaban pipas y cigarros al estilo de Winston Churchill, instalados mayoritariamente en el barrio de Mayfair. The AllBright, creado en una vivienda de estilo georgiano en su exterior, ha sido totalmente modernizado en su interior. Pone su énfasis en las relaciones sociales y el descanso para las mujeres profesionales y trabajadoras en el barrio de Bloomsbury.

Al proyecto de expansión de Blooms fuera de Londres ya se han adelantado otras ciudades como Bristol, que ha visto la apertura de Textile Quarter, y Brighton donde ha abierto One Girl Band. Todos ellos espacios de nueva inspiración para cambiar el mundo del trabajo y las relaciones laborales para las mujeres.

Ver mas en:  Expansión

Leave A Reply