11 Formas de financiar una nueva Empresa o Negocio

0

¿Conoces las principales fuentes de financiación empresarial y cómo elegir la mejor para iniciar tu negocio?

Has validado tu modelo de negocios y tienes bien claros los aspectos comerciales, técnicos, económicos y financieros de tu proyecto de emprendimiento… es hora de dar un gran paso: Conseguir el dinero para empezar. Elegir las fuentes de financiación adecuadas para una nueva empresa es un aspecto crucial que definirá gran parte del éxito del negocio.

Existen diferentes formas de conseguir el dinero para iniciar una empresa, y no se puede decir que alguna sea mejor que otra, solo digamos que cada una es distinta y debes elegir la que se ajuste a las características de tu proyecto.

Principales fuentes de financiación para un proyecto empresarial

A continuación, vamos a conocer las principales fuentes de financiación para emprendedores. Haz una lista de aquellas a las que puedas acceder y luego elige la más conveniente según el tipo de proyecto que estás desarrollando y la etapa en que éste se encuentre. Al final del artículo, encontrarás algunos consejos importantes a tener en cuenta a la hora de conseguir financiación.

Empecemos…

1. Capital y recursos propios

Empieza por mirar tu bolsillo. El financiamiento con recursos propios es la forma de financiación más usada por la mayoría de los pequeños empresarios (según la revista Entrepreneur).

Es posible que el dinero con que cuentas sea insuficiente, sin embargo, es importante que aproveches al máximo cuanto recurso poseas. Cualquier mesa, computadora o espacio que puedas usar, te será de gran utilidad para reducir la inversión inicial en las primeras etapas de desarrollo de tu empresa.

Muchos emprendedores exitosos comenzaron en pequeños dormitorios o garajes, llegando incluso a vender pertenencias como autos o televisores con el objetivo de completar los recursos necesarios para dar inicio a su empresa.

2. Las 3 “F” (Family, Friends and Fools)

El siguiente lugar para buscar dinero es tu círculo más cercano: familia, amigos y, los llamados “locos”, que son personas dispuestas invertir en tu proyecto sin ser expertos y sin tener una relación directa contigo.

El gran problema con esta fuente de financiación es que, por lo general, puede causarte conflictos con aquellos que accedan a facilitarte capital. Si optas por esta fuente de financiación, es importante que dejes claras las condiciones bajo las cuales recibirás dichos recursos.

Sí tienes claros los aspectos clave de tu negocio y eres bien organizado, esta opción puede ser de gran ayuda para las primeras fases de tu emprendimiento.

3. Créditos empresariales y prestamos bancarios

Las dos fuentes de financiación anteriores son, generalmente, las de más fácil acceso y pueden ser las mejores para un pequeño negocio, pero sí tu proyecto requiere inversiones más altas, tienes la opción de recurrir a los mercados financieros.

Las entidades financieras son una gran opción, siempre y cuando estés dispuesto a conocer algunos conceptos básicos sobre finanzas. Es muy importante que aprendas sobre tasas de interés, retorno de inversión y otros indicadores que te servirán de referente para evaluar las opciones que los bancos ofrecen.

Recuerda no ir a un solo banco, fíjarte en el costo del capital y en los beneficios que te ofrezcan varias entidades y compara. También es importante que leas muy bien el documento de préstamo y, si te es posible, asesórate de un experto en finanzas, porque la letra menuda y los términos técnicos pueden ser confusos.

4. Programas de apoyo gubernamental

Cada gobierno cuenta con sus propios programas de apoyo a la cultura empresarial, ofreciendo capacitación y recursos financieros para el desarrollo económico de las regiones. Estos programas los ejecutan a través de instituciones encargadas de evaluar proyectos empresariales y productivos, para seleccionar aquellos que cumplan con los requisitos necesarios para acceder a los recursos.

La mayoría de estos programas cobran intereses muy bajos por el capital entregado al emprendedor, o sencillamente no cobran el dinero prestado sí el proyecto cumple con ciertos requisitos relacionados con el ofrecimiento de empleo en la localidad o aporte al desarrollo de la región.

El gran inconveniente de esta opción es que, por tratarse de entidades públicas, te puede llevar bastante tiempo lograr su apoyo. Además, el papeleo es excesivo.

5. Convocatorias de emprendimiento

Existen entidades, tanto publicas como privadas, que organizan diferentes eventos y concursos buscando ideas innovadoras y proyectos con potencial para apoyarlos.

Aquí en este blog les compartimos periódicamente listados con concursos y oportunidades para financiar tu proyecto, estos boletines los puedes encontrar en la sección “Concursos para emprendedores“.

Para acceder a esta fuente de financiación, es importante que revises los requisitos y términos de cada convocatoria en particular, así sabrás si tu emprendimiento encaja con el tipo de proyectos que están buscando. Algunas convocatorias, por ejemplo, buscan sólo emprendimientos con un enfoque social, mientras que otras apoyan diferentes tipos de proyectos.

6. Business Ángels e inversionistas de riesgo

Hasta aquí hemos visto opciones donde, generalmente, la fuente de financiación no busca una participación directa dentro del negocio, pero llegamos a una de las opciones más interesantes cuando se tiene un proyecto con alto potencial en fase de startup.

Los Ángeles inversionistas son particulares expertos y poseedores de un gran capital, que buscan de oportunidades de inversión para poner a rendir su dinero.

Convencer a un inversor de confiar en tu proyecto no es tarea fácil, sin embargo, cuando lo logras consigues no solo que él invierta su dinero, sino que además ponga su experiencia para desarrollar con éxito tu proyecto.

Un Ángel inversionista querrá participación dentro del negocio, por lo que es importante que estructures muy bien el capital de tu nueva empresa, de lo contrario podrías caer en el error de otorgar demasiado poder a terceros, perdiendo el control de tu propio negocio.

Otro inconveniente es que, por lo general, un inversor no tiene la misma pasión que tú por el negocio, a él le interesa principalmente ver que su dinero se multiplique y podría influir en el enfoque y visión que tú tienes de tu negocio.

7. Conseguir un patrocinador

Comenzar un proyecto mediante un patrocinador supone que el emprendedor se financia a través de un tercero relacionado con su industria.

Existen empresas con programas de Responsabilidad Social orientados al desarrollo empresarial de la región donde operan, ofreciendo apoyo a pequeños productores a través de la compra y comercialización de sus productos. En este caso, el emprendedor cuenta con un gran cliente antes de poner en marcha su empresa.

Contar con el respaldo de una gran empresa es una ayuda invaluable al emprender un negocio, pero es cuestión de presentar un buen proyecto a una marca, mostrándole las ventajas que le traería apoyar nuestro negocio.

Para esta opción, debe establecerse muy claramente las condiciones de la relación entre las partes, de lo contrario la dependencia respecto del patrocinador puede ser un arma de doble filo.

8. Financiamiento con proveedores

Esta forma de financiación no funciona para cualquier empresa, es más efectiva en negocios dedicados a actividades de comercialización.

Supongamos que vas a iniciar un negocio de comercialización de ropa. Haces una lista de proveedores y negocias con ellos para que te brinden un plazo de 90 días para el pago de la mercancía. Estos 90 días son el plazo que tienes para vender y pagar a los proveedores la deuda.

Sí logras establecer un buen modelo de negocios, lograrás trabajar con el capital de tus proveedores, y no tendrás problema para mantener el nivel de inventario adecuado para satisfacer la demanda del negocio.

Actualmente, es muy difícil conseguir que un proveedor te brinde un margen amplio para el pago, por lo que es una forma de financiación que sólo funciona para casos muy específicos en los que el emprendedor logra una alianza estratégica directa con su proveedor.

9. Emisión de acciones

El mercado de valores es una gran fuente de dinero para iniciar grandes proyectos empresariales.

Cada país (o la mayoría) cuentan con su propia bolsa de valores, allí se reúnen empresarios en busca de dinero para financiar sus negocios e inversores con capital para invertir.

Para acceder a este capital debes cumplir con algunos requisitos legales, por ejemplo, no cualquier tipo de sociedad comercial tiene la capacidad de emitir acciones, por ello es recomendable que consultes la legislación comercial de tu país.

Esta fuente de financiación es utilizada por empresas que ya están en una etapa de madurez y buscan acceder a grandes sumas de capital para expandir su mercado o invertir en grandes proyectos.

10. Empezar sin capital

¿Sabías qué se puede iniciar una empresa sin capital?, pues así es, es un modelo de negocio que funciona para empresas con 3 características:

  • Se requiere un mínimo de inversión en activos fijos y en inventario de mercancías
  • Con pocas perdidas operativas (o se reduzcan al mínimo)
  • Cuyas cuentas por cobrar sean al menor plazo posible y las cuentas por pagar sean al mayor plazo posible.

Algunos negocios de este tipo son por ejemplo: basados en Internet, empresas de servicios cuyo activo principal sea el know how, empresas comerciales… ¿Qué negocios se te ocurren?

11. Crowdfunding

El “Crowdfunding” significa financiación en masa, aunque también se denomina financiación colectiva. Se trata de una cooperación colectiva para conseguir dinero u otros recursos para financiar esfuerzos e iniciativas de personas, causas u organizaciones.

Para que el financiamiento colectivo sea posible deben existir tres partes: un emprendedor con una idea o proyecto, un grupo de personas interesados en apoyar diferentes iniciativas y una plataforma de Crowdfunding que permita la conexión entre inversores y emprendedores.

El crowdfunding aprovecha el alcance global de Internet para conectar emprendedores e inversores de todo el mundo y así permitir que, con pequeños aportes de muchas personas, se puedan llevar a cabo grandes proyectos e iniciativas empresariales.

Por medio del Crowdfunding se financian en la actualidad toda clase de proyectos muy interesantes.

Ver más en: Negocios y Emprendimiento

Leave A Reply