6 Pasos para dar con el concepto creativo de tu evento

0

Y el primero no te lo contamos nosotros, sino Leo Burnett: “la curiosidad sobre la vida en todos sus aspectos continua siendo el secreto de las personas más creativas”. Como organizador de eventos y responsable de convertir en experiencias y emociones los mensajes de tus clientes tienes que saber dar con ese concepto de comunicación  que haga que el evento comunique. Habrás escuchado que todos somos creativos y que la inspiración se te aparece en el momento menos pensado. Pero a la creatividad hay que ayudarla. Alimenta tu capacidad creativa saliendo al mundo, siendo curioso, estando al día de las tendencias, las costumbres, los hábitos, gustos de la gente, de distintos perfiles de personas. Observa lo cotidiano, rodéate de gente con inquietudes y que hace cosas diferentes o divertidas.

Todo esto irá haciendo una mezcla, un poso, que permitirá que puedas entender qué concepto hay que aplicar a cada petición de marca y a cada público. Aun así no está de más integrar algunos pasos a ese arduo proceso creativo que es el dar con el concepto vertebrador de tu evento:

La estrategia es la clave de la creatividad

Y la estrategia en marketing y comunicación viene se basa en el insight, algo así como la percepción y comprensión de forma nueva a un problema o situación. El insight algunas veces ya viene dado por la marca, otras veces hay que buscarlo, pero es lo que determinará el proceso creativo y hará que las ideas se articulen con sentido en torno a ese insight.

El poder del pensamiento grupal

Llámalo brainstorming o simplemente compartir tus ideas, pero procura someterlas a la opinión de tu equipo (y cuánto más variado y multidisciplinar sean los que opinen, más rico será el debate y las nuevas ideas que surjan). Se trata de entre todos conectar ideas, confrontarlas, hacerse preguntas para poder dar ese giro conceptual que sea el que defina el evento. ¿Algunas técnicas? Jugar con los contrastes, agrupar ideas o concepto dispares entre sí, sacar el producto fuera de contexto, hacer paralelismos entre producto y conceptos, exagerar las ideas o incluso aprovechar una limitación del producto o ¿por qué, no? incluso del propio venue donde se va a celebrar el evento.

Paralelamente el proceso creativo también tiene de una parte de introspección y de tiempo de interiorización de toda esta estimulación de ideas y propuestas que se han trabajado en grupo. El creativo también necesita de su momento de soledad y trabajo individual para que la bombilla de la inspiración se encienda.

Sal de la rutina y aprovecha tu tiempo de ocio

Es probable que la gran idea que estás persiguiendo no se presente delante del ordenador en la oficina. Es cierto que la inspiración te debe encontrar preparado y trabajando, pero la creatividad no es amiga de las rutinas y los hábitos. Intenta hacer algo distinto y fuera de lo planeado cada día. No tienen por qué ser grandes improvisaciones, simplemente con volver a casa por una calle distinta o pasearen lugar de coger el metro puede ser el detonante para que veas algo diferente o caigas en la cuenta de algo que te pueda inspirar en tu próximo evento.

El tándem oficina-casa-televisión tampoco es la fórmula más cercana a la catarsis creativa. Procura reservarte algo de tiempo libre al día para practicar deporte, pasear, hacer algún hobby o probar alguna actividad diferente. Nunca se sabe lo que la adrenalina y las endorfinas que se generan al practicar actividades de ocio pueden provocar en tu creatividad.

Desarrolla el arte del coolhunting

¿Eres de los que conocía el trap antes de que Rosalía fuera lo más buscado de Google en este 2018? Se trata de estar atento, observar la calle, andar despierto y curiosear por lo que se cuece en varios ámbitos y disciplinas, buscando temáticas, estéticas que seguro se podrán utilizar como punto de partida de ideas que posteriormente podremos aplicarlas a eventos concretos.

La inspiración está ahí fuera

No se trata de hacer un evento temático pero quizás puedas inspirar la estética de tu evento en la última película que has visto o en tu serie favorita. Algunas veces una simple canción o un estilo musical será el elemento inspirador de todo el concepto de un evento. En otras ocasiones te puede venir bien buscar la estética de algún movimiento artístico, revisar la paleta de colores y las formas de un pintor y darte una vuelta por un museo o exposición de pintura para descubrir algo que abra la puerta a la ‘big idea’ que determine el evento. Lo mismo te puede ocurrir viajando, visitando ciudades o buscando la inspiración en ellas, en su historia o en sus monumentos.

El moodboard será tu aliado creativo

Es una herramienta visual a modo de collage en el que podrás plasmar diferentes aspectos que quieres que estén presentes e inspirarán la atmósfera que respirará tu evento. El moodboard puede recoger desde frases inspiradoras, telas, colores, tipografías, fotos, texturas, bocetos. En su conjunto recoge visualmente una sola idea que será la que marque la estética y esencia del evento.

Tu moodboard puede ser manual a base de recortes y materiales que pegarás sobre un corcho o cartulina o también hay herramientas digitales que te ayudan a recopilar todos los elementos. Una solución muy fácil para iniciarte en el mundo del moodboard es Pinterest. Además de fuente infinita de inspiración a la hora de ver ideas, estética, decoración o ambientaciones que podrás aplicar a tus eventos, puedes crear un tablero para cada evento e ir pineando las imágenes que más te inspiren.

Ver más en: Evento Plus

 

Leave A Reply